belleza

​Maquillaje Correctivo

Por la Lic. Paula Schaievitch



El maquillaje inclusivo
Nos maquillamos para sentirnos más bellas, para ofrecer una imagen perfecta, para estar a la moda o ser aceptado en un grupo social.
Nos producimos para mejorar nuestra autoestima, sin embargo la decoración de la piel abarca un universo más amplio y ubica a esta línea de productos como una herramienta para la inclusión social.
En los últimos años la literatura científica mundial, ha revelado la importancia de disimular cosméticamente  las imperfecciones  de la piel en pacientes con alteraciones dermatológicas visibles.
Se ha demostrado que la atención estética  permite mejorar la calidad de vida, sobrellevar con mejor actitud los tratamientos médicos obteniendo un mejor resultado.
 
Cómo nace el maquillaje correctivo…
La historia del maquillaje cubritivo se remonta a 1932 cuando Lydia O´Leary, una mujer que padecía vitíligo buscó la manera de enmascarar el defecto que tanto la afligía. Con su padre farmacéutico desarrolló la línea que lidera el mercado en EEUU.
En 1937 aparecen los primeros cosméticos de color  para cinematografía, cuyas características se asemejan a las cualidades del maquillaje terapéutico. De esta manera la industria encontró una gran motivación para aportar recursos tecnológicos en el desarrollo de líneas de maquillaje.
 
 
Una caricia al alma
El maquillaje terapéutico está íntimamente relacionado a las emociones, cercano a la idea de mostrar en el espejo la imagen que los pacientes recuerdan de sí mismos o la que sueña tener. Podemos ensayar muchas frases que remiten a la sensación que perciben las personas que encuentran una solución,  “maquillar el corazón”, “camuflar el dolor”, “un color para la inclusión”; es suficiente imaginar cómo se borran o minimizan las manchas de la piel para dibujar nuevas palabras.
Está comprobado en investigaciones clínicas que el impacto psicológico causado por el bienestar estético influye en la mejoría terapéutica de los pacientes.
 
Inclusión  social
Los problemas dermatológicos son visibles. No hace falta contar el problema, la piel refleja la patología. El medio social tiende a juzgar a las personas por su apariencia. Sentirse diferente, mirado, estudiado inhibe, limita el vínculo a cualquier edad.
Las afecciones  pueden deberse a causas genéticas como el vitíligo, la rosácea, el labio leporino, la psoriasis o causas adquiridas como cicatrices, acné, eritema, melasma, etc.
Hay problemas permanentes o temporales que dañan la piel; hematomas, procesos alérgicos o lesiones recientes.
La posibilidad de ocultar el defecto o minimizarlo permite al paciente realizar su vida cotidiana sin estar pensando en la mirada externa.  El maquillaje correctivo asiente camuflar la piel dañada o alterada, unificando el tono a fin de disimular las manifestaciones estéticas  acercándolos a su entorno social.
 
Los productos
Las líneas desarrolladas con esta finalidad deben cumplir requisitos indispensables para brindar los resultados esperados.
El principio básico de la línea de maquillaje correctivo es la necesidad de cubrir las imperfecciones. Técnicamente estos productos tienen una carga de pigmentos superior a las líneas de maquillaje social.
Su acción debe perdurar sobre la piel por más de 12 horas, tener una fijación suficiente para no ser removida con el agua (waterproof).
El tono del fondo de maquillaje se debe acercar lo más posible al tono natural de su fototipo cutáneo para no parecer artificial.
Los correctores de color colaboran para lograr disimular las discromías, se aplican sobre las manchas neutralizando el tono de la afección. En la actualidad hay colores puros como el naranja, el amarillo, el verde que al aplicarlos sobre máculas violáceas, marrones y coloradas respectivamente. Por medio de un efecto óptico la mancha se neutraliza. Luego se unifica el tono de la piel con la base adecuada.
Los delineadores para enmarcar los ojos y delinear las cejas se suman a la batería de cosméticos adecuada para resaltar la belleza.
 
Labios perfectos
La tecnología actual permite incorporar labiales de larga duración al neceser,  indispensable para el camuflaje terapéutico. Se trata de labiales fluidos mate que perduran más de 12 horas. Así pueden ser corregidos labios con cicatrices, manchas o leporinos. La reconstrucción se realiza según el tono de la piel.
 
 
 
Soluciones para la vida cotidiana
En la actualidad estos productos son livianos, con aplicadores o fluidificadores que permiten una sencilla aplicación. Pueden ser utilizados en cualquier región geográfica, aún en lugares con alta temperatura.
La vida agitada no nos ofrece tiempo para dedicar horas frente al espejo antes de salir, por eso los químicos ofrecen gamas de productos que se adaptan a cada necesidad.
Hoy disimular una imperfección no es un problema!!!!
 
 
Un camino hacia la piel perfecta
Detrás de cada piel hay una historia. El secreto del maquillaje terapéutico sale a la luz y toda mujer, todo hombre necesita ocultar sus defectos  y destacar su belleza.
La propuesta de esta gama de productos cumple con las necesidades de un universo muy amplio, maquillaje de novias, actores para cine o TV, políticos que quiere dar una imagen impecable, deportistas, bailarines hasta las personas que quieren lucir su mejor imagen sin necesidad de estar observando el espejo para ver si perdió su “glam” en el camino.
El maquillaje correctivo nos incluye a todos.
NOTAS RELACIONADOS

Piel estresada

​Maquillaje Correctivo

EL ÁCIDO HIALURÓNICO

Fuente de hidratación para el tejido